viernes, 21 de junio de 2013

Vine A Bailar / I Came To Dance




La alfombra de la memoria tiene ya muchas calvas.
La memoria se me va pixelando. Cada vez que quiero buscar algo la encuentro llena de huecos. De desiertos de recuerdos. Lugares llenos de vacío en los que no puedo echar nuevos recuerdos. Las experiencias que se han gastado ya no volverán a la pantalla de revivir que todos tenemos. Alguien me dice que tal día de hace veinte años yo hice algo en concreto, y no me acuerdo. Hasta hace bien poco, mi memoria era mejor que el archivo de la BBC.

Los recuerdos vienen y van con la marea
Hay pocos días en los que haya podido fijar mis vivencias tanto como el 24 de junio de 2012, en el que descubrí otros pacientes de otras dolencias que escribían blogs. El 9 de julio en el que comencé el tratamiento de quimioterapia, y el 21 de junio, tal día como hoy, del año pasado en el que estuve todo el día tirado en el sofá, lleno de malestar y fiebre, con el teléfono en la mano.

Sólo ha pasado un año de vertiginosa montaña rusa. Inolvidable por el sentimiento de ver cómo se despiertan emociones dormidas y el sentimiento de solidaridad. He pasado de la tristeza y poca esperanza con mi futuro, a tener los cimientos de una nueva vida plena. Los días van siendo más amables conmigo y me dejan estar de pie, pensando en nuevas oportunidades. Alguien me está dando la alternativa de seguir acumulando más juventud. Quería compartir esto contigo, porque hoy es un día grande y tal vez intercambiemos unas palabras de deseos y de gozos.

Posando para no olvidar
Era feliz escuchando música de ciertos creadores, aunque no fueran muy conocidos. Uno de esos huecos llenos de música en mi memoria lo ocupa Nils Lofgren. A lo mejor es la primera vez que lees su nombre y vas a escuchar una canción suya. Yo le conozco desde que Neil Young publicó su tercer disco, “After the gold Rush” y le aprecié desde que un amigo me dejó un doble vinilo suyo en directo que nunca devolví. Pero si te digo que, es uno de los guitarristas de la “E street Band” de Springsteen, tal vez caigas en la cuenta de quién es. Incluso llegó a tocar el "Desde Santurce a Bilbao" al acordeón en el estadio de San Mamés que ahora están derruyendo.

Hace ya muchos años estuve viéndole en Vitoria-Gasteiz, en una sala llamada "Elefante Blanco". Un tío que había tocado en estadios llenos estaba a un metro de mi tocando la guitarra acústica para no más de cincuenta personas. En ese concierto sonó este “Vine a bailar” y refleja el espíritu animado que tengo hoy. De pasar la vida entre alegría y creación. También me he acordado de Nils Lofgren porque hoy tenemos una cosa en común: Es nuestro cumpleaños.


Nils Lofgren - "I Came To Dance"

3 comentarios:

  1. Felicidades, Luis!!!
    Sigue acumulando juventud como hasta ahora!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. En eso estamos. Y que tú lo veas.

      Eliminar
  2. aqui sigo aqui sigoooo leyendote a veces sin comentar, a veces comentando pero teniendote presente, un abrazoooote luis!

    ResponderEliminar